recién nacido, newborn

La fotografía de un recién nacido es una de las sesiones más especiales y tiernas. Suelo recomendar hacerla durante los primeros 15 días de vida del bebé, ya que suelen estar más tranquilines y es más fácil trabajar con ellos. Todavía conservan las posturas que tenían dentro del útero, suelen dormir todo el rato, son más flexibles y tienen unas características muy especiales, que van cambiando según pasan los días.

También realizo estas sesiones cuando los bebés tienen varios meses. El estilo de las fotografías será muy similar, la diferencia es que puede llevar más tiempo, ya que pasan más rato despiertos y están más atentos a todo tipo de estímulos. 

Las sesiones newborn no tienen una duración exacta, ya que me adapto a los ritmos del bebé, y a todos los imprevistos que puedan surgir. Si hay que parar un ratito, se para, y después cuando se quede tranquilo y relajado, continuamos.

Cada sesión y cada foto es única, por lo que solo haré las fotos en las posturas en las que el bebé esté cómodo. Al hacer este tipo de sesiones en tu hogar, lo que necesito es que sea en un entorno luminoso, cálido y cómodo. Ya que solo utilizo luz natural.

Me encantan las fotos de recién nacidos, si estás embarazada es el momento de reservar tu sesión, para conservar por siempre los primeros días de tu bebé.

También tienes la opción de contratar el seguimiento de su primer año de vida.

Este tipo de reportajes tienen una duración de 2-4 horas en horario de mañana en vuestro hogar, con entrega de un mínimo de 50 fotografías procesadas, en alta resolución, sin marcas de agua y en formato digital a través de Wetransfer. En un plazo medio de dos semanas después de la sesión.

Es aconsejable que reserves tu sesión durante el embarazo, para tener en cuenta tu fecha aproximada de parto.

Puedes tener también tus fotos en papel, ya sea en impresiones de diferentes tamaños o en un álbum.